Escudo

Salmos 33:20-21: Nuestra alma espera a Jehová; nuestra ayuda y nuestro escudo es él. Por tanto, en él se alegrará nuestro corazón, Porque en su santo nombre hemos confiado.

La Biblia nos enseña que los tiempos que vivimos son tiempos peligrosos, donde la maldad abunda y estamos rodeados de peligros inminentes. Las noticias nos informan a diario sobre catástrofes, accidentes que nos hacen erizar la piel y llenarnos de temor. La Biblia en este día nos dice que como cristianos no estamos solos en la vida diaria. Ella nos enseña que tenemos la Presencia de Dios, que nos guarda en nuestro salir y en nuestro entrar.
La presencia de Dios es nuestro escudo poderoso para guardarnos de cualquier calamidad. Todos los días presenciamos o escuchamos de accidentes automovilísticos, personas que mueren en un asalto, por darse un mal golpe o por tantas otras situaciones. La única manera de frenar el temor de los peligros invisibles, pero reales, es confiar en el Señor como nuestro escudo protector.
El escudo era, para el soldado, un medio de protección de las flechas de fuego y la espada de sus enemigos. Para el soldado de la fe es lo mismo. Sin el Escudo, que es el Señor, no se puede sobrevivir. Aunque usted y yo no nos demos cuenta ¡De cuántos peligros ya nos ha guardado el Señor y además, de cuantos más nos guardará! ¡No hay mejor escudo que nuestro Dios!

CONFESION DE FE:
MI ESCUDO PROTECTOR DE SEGURIDAD TOTAL ES EL SEÑOR
ORACION:
Gracias por ser mi Escudo y mi protección. Tantas veces tengo miedo y temor de caminar solo de noche por la calle o manejar por ciertos lugares solitarios. Ayúdame a vivir confiado en Tí y librame de toda tensión, pues sé que nada me puede pasar que no esté controlado y supervisado por tu mano poderosa. ¡Amén!

Abrir

ISAIAS 41:18: En las alturas abriré ríos, y fuentes en medio de los valles; abriré en el desierto estanques de aguas, y manantiales de aguas en la tierra seca.

Cuando uno hace todo lo posible para que se abran las puertas en diversas situaciones, y no sucede nada, se origina en nuestro ser una sensación de frustración.
Cuando uno hace algo malo ya sabe que recompensa tendrá, pero cuando hemos hecho todo lo máximo y bien según nuestras posibilidades, y nada sucede, se origina una gran tribulación interior.
Al caminar con el Señor aprendemos que a veces existen tiempos de “puertas cerradas”, que no son por causa de nuestra pecaminosidad sino por un motivo santo del Señor para enseñarnos a confiar en El.
El pasaje de este día nos da una palabra clave: Abrir. Esa palabra es exclusiva de Dios, y si caminamos con El debemos permitirle que la pronuncie con su voz de mando para que aquí en la tierra, y en nuestras circunstancias, veamos las puertas abiertas.
El Señor es el que cierra y nadie puede abrir y el que abre y nadie puede cerrar. En la sociedad que vivimos, con un ritmo tan acelerado, es difícil comprender esta verdad pero si decidimos caminar al ritmo del Espíritu Santo experimentaremos, en el tiempo de Dios, la bendición de ver abrirse las puertas de bendiciones en nuestras vidas.

CONFESION DE FE:
EL SEÑOR ME ABRE LAS PUERTAS HACIA SUS BENDICIONES
ORACION:
Me siento cansado Señor de intentar abrir puertas por mi mismo. Por eso en este día quiero descansar en Tí, para darte lugar a que trabajes yendo delante mío para hacer lo que yo no puedo hacer. ¡Tú eres el único que abre las puertas hacia las bendiciones!

Practicar

1 JUAN 3:8: El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo.
La práctica de algo, sea un deporte o un pasatiempo, nos hace cada vez más ágiles y dispuestos. Para practicar algo debo invertir tiempo, esfuerzo, energías, dinero y todo lo que tengo. Los seres humanos practicamos muchas cosas durante la vida, buena o mala, pero sin lugar a dudas la más horrorosa es la práctica de una vida pecaminosa. Por cierto esta práctica no tiene nada de provechoso, sino que es altamente destructiva y está contra la voluntad de Dios. Una cosa es cometer un pecado y otro muy diferente es vivir en un constante estado de pecado.
Una cosa es resbalar una vez en la vida y otra muy distinta es vivir por el piso todo el tiempo. Lo maravilloso del Evangelio de Jesucristo, es que Dios nos ha sacado de la práctica constante del pecado a una vida nueva donde pecamos algunas veces. La diferencia es notable, pues el que vive practicando el pecado debe renunciar a eso y convertirse a Cristo para cambiar la práctica del pecado por la práctica de la santidad y la pureza. En el proceso de alcanzar santidad y una vida más elevada, y cercana al Señor, están todavía aquellos pecados que cometemos los cuales al ser confesados al Señor podemos ser limpiados y perdonados por la sangre de Cristo. De usted depende el practicar el pecado o la práctica de la santidad. ¿Para que lado va usted?


CONFESION DE FE:
HE RENUNCIADO A LA PRACTICA DEL PECADO POR LA GRACIA DE CRISTO

ORACION:
¡Te alabo oh Dios, porque me sacaste del fango del pecado y de practicar constantemente la maldad! ¡Gracias porque ahora puedo caminar en tu camino practicando la santidad!

Gloria

2 CORINTIOS 3:18: Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.
Las cosas en la vida no sólo se pueden hacer bien o mal, sino tambien con mediocridad o con excelencia. Muchos saben diferenciar lo bueno de lo malo, pero no perciben la diferencia entre lo mediocre y lo excelente, entre lo bueno y lo mejor. No sólo se necesitan medios económicos para hacer las cosas bien sino que es necesario, principalmente, tener gracia para hacer las cosas mejor
Muchas veces decimos con resignación, cuando hacemos cosas mediocres,“Dios ve la intención”, pero esa frase por cierto sólo disfraza nuestra incapacidad y falta de gracia para ser personas de excelencia. En la vida cristiana la excelencia viene cuando tomamos contacto con Aquél que es excelente. Es por eso que podemos alcanzar plenitud y ser transformados, de gloria en gloria, por el Espíritu Santo de Dios.
Dios nos ha dado su Espíritu Santo para alcanzar la excelencia y avanzar de gloria en gloria….. Está usted avanzando?

ORACION:
Oh Dios, Llena mi vida de tu gloria en este momento para que todo mi ser sea renovado y transformado, a fin de vivir en excelencia. ¡Gracias Señor por enseñarme una manera sublime de vivir!

ACCESO

JUAN 14:6: Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.
La mayoría de los sistemas tienen una clave de acceso que permite la utilización de cierto servicio, por ejemplo: abrir una cuenta en el banco, acceder a un programa de internet o para que una máquina empiece a funcionar. Cuando uno pierde esa clave de acceso se origina un verdadero problema. En el mundo espiritual sucede algo similar, pero lo bueno es que esa clave de acceso nunca se pierde sino que está siempre disponible. La clave de acceso a la presencia de Dios se llama Jesús. En el pasaje de hoy vemos como El dijo que era el acceso correcto, verdadero y real. Ningún otro puede otorgar el verdadero acceso a Dios. A traves de los años se han levantado sectas y religiones falsas que han engañado a millones de personas haciendoles creer que por medio de ellos se tiene acceso al Dios verdadero.Algunos creen que todos los caminos conducen a Dios pero eso no es verdad, ya que la Palabra de Dios dice que el Unico Camino que conduce al Dios verdadero se llama Jesucristo. Cualquier otro acceso que busquemos para llegar a Dios, que no sea Cristo, es falso. Si usted tiene a Cristo en su corazón y le ha recibido como Salvador personal al creer que El es el Unico Mediador entre Dios y los hombres, es una persona que ha alcanzado el regalo más grande que una persona puede recibir: ¡El acceso al verdadero Dios!.


CONFESION DE FE:
JESUCRISTO ES EL UNICO ACCESO A DIOS

ORACION:
¡Gracias Jesús por ser el Unico Mediador entre Dios y los seres humanos!

Palabra

EFESIOS 6:17: Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;
El Apóstol Pablo, encerrado en una cárcel y mirando a los soldados romanos custodiándole, tomó la figura del soldado para enseñarnos una verdad espiritual. El comparó la espada del soldado con la Palabra de Dios. La espada es un arma de guerra ciento por ciento. Ella sirve tanto para defenderse como para atacar. Pablo bien sabía que los cristianos vivimos una batalla diaria y continua contra las fuerzas del mal.
No tenemos una lucha contra otros seres humanos, sino contra los espíritus inmundos que se mueven en y alrededor de los seres humanos.
Por eso debemos aprender a conocer nuestra arma, la Palabra de Dios, leyéndola, meditándola y estudiándola.
Si salimos desarmados cada día a enfrentar las luchas cotidianas, seremos vencidos. Dios nos ha hecho más que vencedores en Cristo y nos ha dado el arma más eficaz para ganar nuestras victorias: Su Poderosa Palabra, la Biblia.
¿Usted medita cada día en las Sagradas Escrituras?

CONFESION DE FE:
LA PALABRA DE DIOS ES EL ARMA QUE DIOS ME HA DADO PARA VENCER LAS BATALLAS DE LA VIDA COTIDIANA.

ORACION:
Gracias Jesús, por recordarme que tengo que utilizar el "arma" de tu Palabra. A veces con las obligaciones y los apuros de cada día no invierto tiempo leyendo, meditando o estudiando tu Palabra. Perdóname si me he descuidado y desarmado. Ayúdame cada día a salir armado, con Tu Palabra, a cumplir las tareas del día. Amén.

Rios

JUAN 7:38: El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.
La Biblia habla en sus páginas de un Dios de abundancia, de un Dios de multiplicación y crecimiento. El es el que toma lo poco o nada que somos y lo multiplica por su maravilloso poder. El pasaje del día de hoy nos enseña que del interior del que lo acepta como su salvador, de su espíritu, correrán o fluirán los torrentes de Agua Viva. Note que no dice que correrán o fluirán un "charco" o una "laguna" de Agua Viva. El pasaje enfatiza la abundancia, como una catarata, de Agua Viva que fluye del interior del cristiano.
El Agua Viva es una figura de la presencia del Espíritu Santo, que no sólo quiere llenarnos sino también desbordar para poder llegar a ser canales de bendición hacia otros. Que nuestra decisión en este día sea cerrar y anular las represas de aguas turbias, y a la vez abrir los torrentes de Dios para que corran por nuestro interior y salpiquen a todos los que nos rodean con bendición.


CONFESION DE FE:
ABRO LAS COMPUERTAS DE MI VIDA PARA QUE FLUYAN DE MI INTERIOR LOS RIOS DE AGUA VIVA

ORACION:
¡Inúndame con tu poderosa presencia, oh Señor, para poder ser lo que tu quieres que sea: Un canal de bendición hacia otros! Amén.

Ira

PROVERBIOS 29:22: El hombre iracundo levanta contiendas, Y el furioso muchas veces peca.
Es muy peligroso vivir muy cerca de personas iracundas y violentas. Uno nunca sabe el momento en el cual van a explotar y cometer un desastre. La ira es una reacción exterior de violencia de lo que hay en nuestro interior. La causa de la ira en la vida de las personas tiene por cierto muchas causas. Muchos de ellos han sido rechazados en el pasado por sus familiares, amigos o han atravesado circunstancias donde fueron abusados emocionalmente. Todo ese “volcán” interior de frustración se canaliza en las explosiones de ira hacia los demás. La persona iracunda es una creadora de problemas y constantemente vive en el fango del pecado. Como personas podemos dominar y eliminar de nuestras vidas a la ira por medio del Espiritu Santo. Una cosa es airarse un momento, otra muy distinta es darle lugar al diablo para que descontrole la ira. Camine en cada momento controlado por el Señor. La ira puede aparecer en cualquier momento en la vida y hacer estragos. Muchas discusiones empiezan en forma acalorada, luego se transforman en explosiones de ira y terminan con violencia física.
Por medio del Espiritu Santo podemos ser portadores de paz y no de ira. Examine su carácter en este día y note la frecuencia de sus explosiones de ira que lo ha llevado a los serios problemas que está teniendo últimamente. Con Cristo siempre hay tiempo para empezar de nuevo. Entréguele al Señor aquellas situaciones que le hacen explotar en ira y renuncie a ellas en el Nombre de Jesús. Pídale al Espíritu Santo que le de un nuevo carácter, el carácter de Cristo, para que dentro de un tiempo pueda mirar atrás y notar que la ira descontrolada ya es cosa del pasado gracias al obrar del Señor.


CONFESION DE FE:
DESECHO LA IRA DE MI VIDA, EN EL NOMBRE DEL SEÑOR, PUES A NADA BUENO CONDUCE.

ORACION:
Cambia mi ira por paz interior, oh Dios. Cambia mis reacciones para que ellas manifiesten el fruto del Espíritu Santo. Amén.

Bendicion

PROVERBIOS 3:33: La maldición de Jehová está en la casa del impío, Pero bendecirá la morada de los justos.
La Palabra de Dios es la verdad de Dios revelada. Esta verdad es directa y sin adornos. Es por eso que muchas veces nos duele, pues llega a lo profundo del corazón. Ella denuncia nuestras malas intenciones e ideas que tenemos alojadas por vivir en el pecado. El pasaje de hoy es terminante y directo al decir que la bendición de Dios mora en la casa de los justos, pero que la maldición está en la casa del impío. A veces pensamos que un impío es un ladrón, asesino o un violador, pero si analizamos el significado de la palabra “impio” quiere decir “alguien falto de piedad”. En nuestro lenguaje popular alguien falto de piedad es aquel que no tiene en cuenta en su vida las cosas de Dios.
Muchos que se dicen cristianos viven piadosamente un rato los domingos al ir a una iglesia, pero al salir de allí se sacan su máscara religiosa y viven vidas totalmente impías. Como cristianos debemos aprender a vivir y mantener la bendición del Señor en nuestros hogares. Debemos aprender a ser padres, madres, esposos, esposas, hijos e hijas que vivan diariamente la presencia de Dios. Cuando eso sucede en ese hogar hay bendición y ninguna maldición toma lugar. Todos anhelan tener bendición, pero no quieren pagar el precio para recibir la bendición de Dios. Este precio es el decidir vivir bajo el Señorío de Cristo todos los días de la semana. Decida en este día, y a partir de ahora en adelante, caminar justamente tomado de la mano del Señor de la bendición.


CONFESION DE FE:
EN MI FAMILIA VIVIMOS BAJO LA BENDICION DEL SEÑOR

Escudo

SALMO 3:3: “Mas tú, Jehová, eres escudo alrededor de mí; Mi gloria, y el que levanta mi cabeza.”
Las batallas de la antigüedad se caracterizaban principalmente por la lucha cuerpo a cuerpo. A medida que fueron pasando los años, cada ejército inventó mayores protecciones para protegerse de las flechas y la espada del enemigo. El escudo era una herramienta indispensable para evitar ser herido y lastimado en la lucha cuerpo a cuerpo. La costumbre de la época era lanzar flechas encendidas sobre el adversario. Es por eso que los escudos los hacian de cuero y los mojaban, antes de batallar, para apagar las flechas de fuego. La tecnología de hoy dia prácticamente eliminó la guerra cuerpo a cuerpo donde es más una guerra “fria” dirigida, por medio de armas sofisticadas, donde se lanzan los ataques sin necesidad de tener cerca al enemigo. Si bien no todos hemos ido o iremos a una guerra, como cristianos todavia tenemos que usar el escudo espiritual para protegernos del ataque del diablo y sus demonios.
La vida cotidiana es una lucha diaria, donde tenemos que enfrentar desafíos y el feroz ataque de personas, muchas veces influenciadas por el maligno. Esto puede ser en el trabajo, en el barrio o en la familia. Somos atacados duramente y quedamos heridos. El pasaje de hoy nos motiva a darnos cuenta que tenemos El Escudo más protector, que es el Señor. El está dispuesto a rodearnos con su poder para que nada ni nadie nos haga daño. Nunca se olvide: Cada mañana, antes de salir para el trabajo o cualquier otra actividad, tome El Escudo, que es el Señor. Hágalo tambien al acostarse a dormir cada noche. Pídale a Dios que refuerce su protección sobre su vida y podrá caminar y dormir seguro en medio de un mundo inseguro. ¡Nuestro Dios es un verdadero escudo protector!


CONFESION DE FE:
EL SEÑOR JESUCRISTO ES MI ESCUDO PROTECTOR LAS 24 HORAS DEL DIA

ORACION:
Señor, gracias porque tú eres mi escudo en todo momento. Gracias te doy porque puedo hacer mis tareas tranquilo y dormir bien seguro teniendote a ti como mi Protector. Amén.

Creer

MARCOS 9:23: Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible.

La mayoría de las personas creen en algo o en alguien. Creen que les va a ir bien en la vida, creen que tendrán buena salud, creen en talismanes o amuletos y en muchas otras cosas. Aquí la Palabra de Dios habla del “otro” y verdadero creer, que es poner nuestra fe en el Señor Jesucristo.

Cuando nuestra fe está colocada del lado de Aquél que la provee, se origina el verdadero creer que es el que hace que todo sea posible. La frase "si puedes creer” da la idea de que el creer no se da fácilmente. Es verdad, tenemos enemigos visibles e invisibles que intentan en todo momento apagar nuestra fe y encender la duda, a fin de que no creamos. Decide en este día mantener tu fe ardiendo, por el poder del Espíritu Santo, a fin de dejar abierto el sendero hacia la bendición del Señor pues al que cree todo le es posible. ¿Tienes imposibilidades en este día? ¡Decide creer en el Señor!

 CONFESION DE FE 

¡DECIDO CREER EN EL SEÑOR DE LO IMPOSIBLE! ORACION: Quiero creer en este día Señor a pesar de todos los enemigos que intentan apagar mi fe. Dirige mi mirada sólo hacia ti pues cuando lo hago todas las cosas imposibles de mi vida las veo posibles. Amén.

OBEDIENCIA

2 REYES 5:10-11: Entonces Eliseo le envió un mensajero, diciendo: Ve y lávate siete veces en el Jordán, y tu carne se te estaurará, y serás limpio. Y Naamán se fue enojado...
La sanidad de Naamán, general del ejército del rey de Siria, fue realmente algo poco común que desafió la inteligencia de este hombre. El había recibido el mandato del profeta Eliseo de lavarse siete veces en las aguas del Río Jordán y la respuesta inicial del general fue negativa. El pensaba que había mejores aguas donde zambullirse y ser sanado... pero Naamán no fue sanado hasta que le hizo caso al profeta de Dios. Esto nos enseña que cuando Dios ha dicho algo, es conveniente obedecerle, para ver posteriormente los resultados positivos que El ha prometido.
Quizás las aguas de otros ríos eran mejores que las del Jordán, pero Dios había dado una orden y: a) Se obedecía o b) No se obedecía.
En este tiempo de su vida, usted ha recibido una palabra u orden de Dios para que la obedezca, y en su interior existe una lucha titánica pues usted no comprende porque El le ha dicho que usted haga eso.
La obediencia a Dios siempre suelta la bendición de Dios. La vida nos ha enseñado que cuando no coincidimos con lo que Dios dice, los equivocados siempre somos nosotros y nunca el Señor, pues El es el Camino de Verdad que conduce a la Vida.
La verdadera obediencia a Dios está basada en una fe ciega, y a la vez fundamentada en la realidad visible de la Palabra de Dios.


CONFESION DE FE:
DECIDO OBEDECER A DIOS AUNQUE NO LO ENTIENDA.


ORACION:
Quiebra mi orgullo y mis pensamientos, oh Señor, pues ellos quieren impedirme obedecerte. Forma en mí, por tu Espíritu Santo, el hábito de la obediencia. Amén.