Puerta

GENESIS 4:7: Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él.
Cuando uno piensa en la figura de una puerta, inmediatamente la asociamos como lo que permite el acceso a otro lugar. Puede ser, por ejemplo, la puerta de una casa, o una oficina, una puerta abierta laboral, una puerta abierta deoportunidad para predicar el evangelio o una puerta abierta para alejarnos de Dios y pecar.
En algunos casos las puertas abiertas son un pasaje hacia algo nuevo y bendecido por Dios. En otros casos, dejar las puertas abiertas puede ser causa de problemas, como ser la entrada de un ladrón.
El pasaje de hoy nos recuerda que así como dejar las puertas físicas abiertas pueden hacer que entren ladrones en un hogar, de la misma manera puede sucedernos en lo espiritual si nos descuidamos: Puede entrar en nuestra vida el "ladrón" llamado pecado.
En cada circunstancia de la vida tenemos a la puerta, o al alcance de la mano, la posibilidad de desobedecer a Dios. Existen tantas presiones espirituales, tentaciones en las cuales muchas veces cedemos dejando las puertas abiertas para que el pecado entre, infecte y contamine nuestras vidas.
Hay algo que podemos hacer, pues Dios nos ha dado el poder del Espíritu Santo para mantener cerrada las "puertasde su vida" para impedir que entre toda forma de pecado. Mantener una vida de santidad implica mantener constantemente las puertas de nuestras vidas cerradas a la seducción del pecado. Usted tiene la llave de la victoria para cerrar sus puertas. ¡No se lo olvide!